Korma masala

La salsa Korma masala es uno de los currys indios que debes probar, al menos una vez en la vida. Aunque tiene su origen en la India, también es común poder degustarlo en otros países asiáticos como Pakistán o Bangladesh.

¿Qué es la salsa korma masala?

Lo más destacable de este curry suave, pero sabrosísimo, es que el korma masala incorpora entre sus ingredientes algunos frutos secos como anacardos, nueces o avellanas.

Recordar que el korma masala es en principio un curry de carácter suave, aunque como todas las masalas, siempre podemos subir el tono del picante a nuestro gusto, tal y como lo hacen en la India. Si el color inconfundible de este plato lo aporta la cúrcuma, igualmente disfrutamos de la increíble textura de esta salsa gracias al l yogur y la leche de coco.

Receta de salsa korma masala

Una de las cosas que más me fascina de este curry es su versatilidad. Si no nos gustan las masalas picantes podemos disfrutar enormemente de él y si nos gustan también. ¿Cómo es posible?. Porque siempre podemos añadir un toquecito de picante más, sin que la receta pierda la esencia y al mismo tiempo podamos hacer feliz a nuestros paladares, si lo que nos va son las «hot spieces».

Ingredientes

  • Aceite 2 cucharadas
  • 2 cebollas moradas
  • 3 ajos picados
  • Jengibre en polvo 1 cucharada
  • Comino molido 2 cucharaditas
  • Cilantro molido 2 cucharaditas
  • Cúrcuma molida 1 cucharadita
  • Garam masala 1 cucharadita
  • 1/4 cucharadita de chile en polvo Si te gusta el picante puedes echar un poquito más.
  • 2 tazas de leche de coco
  • 1/4 taza de anacardos crudos
  • Cilantro fresco para adornar

¿Cómo se prepara?

  • Vamos echando el aceite en una sartén grande, para que vaya cogiendo temperatura.
  • Cortamos las cebollas moradas en trocitos pequeños y la agregamos a la sartén, junto con los ajos. Una vez que estén dorados lo metemos todo en una liquadora junto con media tacita de agua y lo procesamos hasta que sea un puré homogéneo.
  • Volvemos a la sartén para llevar el  puré de cebolla y ajo que acabamos de pasar por la liquadora y lo unimos con las especias: jengibre, comino, cilantro, cúrcuma, garam masala y el chile en polvo. Lo dejamos a fuego lento durante un poquito más de un minuto, pero evitando que se nos tuesten las especias.
  • Es el momento de que añadamos las dos tazas de leche de coco. Removemos y dejamos hervir a fuego lento durante unos 5 minutos. Vamos vigilando la textura que va tomando la salsa, hasta que tomo un nivel de espesura que nos guste.
  • Decoramos con un poco de cilantro fresco y ya está lista para acompañar a cualquier plato: arroz, vegetales, pollo. ¡Hoy marcamos la diferencia en la mesa!

Nota: Si no tienes leche de coco, puedes añadir nata para cocinar o yogur natural sin azúcar.

¡No te apetece cocinar, pues también puedes comprar la salsa!

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *