Tikka masala

Aunque asociamos la salsa tikka masala con las recetas de pollo tikka masala, esta salsa especiada y un poco picante tiene personalidad propia. Tan exquisita como versátil, puede acompañar desde platos de carne o verdura, a otros como las legumbres.

¿Qué es la salsa tikka masala?

Uno de los mayores encantos de esta espectacular salsa es el misterio que existe en torno a su origen. La versión más extendida es que es un plato que proviene de uno de lo estados del norte de la India, Punjab. Su similitud con el pollo murgh makhni,  muy popular en la cocina punyabí, es para muchos sinónimo de formar parte del patrimonio de la India.

Sin embargo, existe otra versión en la que se considera a la salsa tikka masala un plato creado por cocineros indios, pero en Gran Bretaña. El fin sería adaptarse a paladares más Occidentales, no familiarizados con las salsas tan picantes e integradas por tantas especias.

Receta de salsa tikka masala

Ingredientes

  • 3 tomates medianos
  • 1 cebolla grande
  • 4 dientes de ajo
  • 1 trozo pequeño de jengibre fresco
  • 2 cucharas de ghee (mantequilla clarificada) o en su defecto aceite
  • 100 ml leche de coco
  • 2 cucharaditas de azúcar morena
  • 200 ml agua
  • Comino en polvo 1/2 cucharadita 
  • Canela en polvo 1/2 cucharadita
  • Nuez moscada 1/4  cucharadita 
  • Clavo molido 1/2  cucharadita 
  • Cardamomo molido 1/2  cucharadita 
  • Cayena molida 1/2 cucharadita de , pero si te gusta muy picante puedes añadir un poco más.
  •   Pimienta molida 1/4  cucharadita 
  • Cúrcuma 1/2 cucharadita
  • Semillas de cilantro molido 1/2 cucharadita
  • Laurel 1 hojita

¿Cómo se prepara?

  • ¡Vamos allá!. Picamos la cebolla y el ajo muy finos.
  • A continuación ponemos el ghee o en su defecto aceite, en una sartén.
  • El aceite ya está caliente, ponemos la cebolla, el ajo, el trocito de jengibre e incorporamos todas las especias junto al laurel.  
  • Rehogamos todo a fuego lento y teniendo en cuenta que estará listo cuando la cebolla se torne transparente. Es muy importante en este paso, que las especies no se nos pasen pues perderían propiedades. Se trata de rehogarlas un poco para que suelten toda su esencia aromática.
  • Añadimos los tomates, que previamente hemos pelado y cortados en pequeños cuadraditos. Déjalo a fuego lento durante unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando.
  • En el momento que veamos que el tomate está tomando cuerpo, incorporamos la leche de coco y el azúcar. Mezclamos hasta lograr una textura con cierta consistencia.
  • Incorporamos el agua, echamos sal al gusto y dejamos cocer unos 10 minutos más.
  • El laurel y el jengibre han hecho su trabajo, lo retiramos antes de meter nuestra salsa en la batidora.
  • Una vez hemos batido, probamos la consistencia de la salsa por si fuera necesaria una rectificación. Bien con agua o bien con leche de coco si quieres un efecto más dulce.

Ya está lista para degustar. ¡Los vas a dejar boquiabiertos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *