Tipos

El curry es una mezcla de diferentes especias que se utilizan tradicionalmente en algunas recetas de las cocinas asiáticas, especialmente de la India. Existen infinidad de tipos de curry. Cada uno es una masala (mezcla) de especias que contiene una composición cuyo contenido y proporción difiere dependiendo, no sólo del país, sino incluso de las diferentes regiones de una misma nación.

Tipos de curry

Los tipos de curry responden a las especias disponibles de la zona y a los gustos forjados por la tradición a lo largo de siglos. Adquieren de esta forma tonalidades diferentes, que nos pueden dar una idea de la textura y el sabor final que van a adquirir.

Por ejemplo, el curry rojo se caracteriza por ser el más picante, lo que en India calificarían como «hot spices». Su nivel de picante intenso se debe a la incorporación de especias de «alto voltaje» como la cayena, el chile, jengibre o la pimienta. La fuerza de esta masala no sólo se encuentra en el contenido, si no en la cantidad que decidimos poner en la mezcla. Moderada, alta, modo dragón…

Sin embargo, el curry verde es el más suave de todos y en el caso de algunas de las mezclas, también el más denso. Al contener algunos ingredientes como el cilantro o la lima kaffir a veces puede tener un punto un poquito más ácido también.  

El  curry amarillo es sin duda el más conocido y simbólico de la India. Aunque puede llevar infinidad de diferentes especias en sus diferentes mezclas, siempre queda latentes su inconfundible tonalidad. Ese color dorado que lo hace tan especial, se debe a la cúrcuma. Una especia base en esta masala.

Además de sus excelentes sabores y aromas, no hay que olvidar que cada una de las especias que contienen, tienen unas propiedades sobre nuestra salud.